Efectos del sol sobre nuestra piel

Efectos del sol sobre nuestra piel

Se nos acaba la primavera y el verano llega a nuestro país, como cada año, golpeando fuerte. Por ello, es importante que seas consciente de que convertirse en un cangrejo de mar no es la mejor opción para disfrutar de la playa. El sol, con sus rayos que nos permiten disfrutar de un gran clima, también pueden provocarnos efectos muy negativos sobre nuestra piel y por ello, desde Dermatológica Granada queremos hablarte de estos efectos dañinos.

    • En primer lugar, las quemaduras solares, las cuales no hace falta presentar. Casi todo el mundo conoce el daño que puede suponer una quemadura sobre la piel provocada por pasarse demasiado tiempo bajo el sol. Nuestra piel se siente caliente y molesta simplemente el roce con la ropa, pudiendo aparecer en ocasiones ampollas e inflamación. En casos extremos pueden llegar a ser quemaduras de segundo grado, así como fiebre o deshidratación.

      Por otro lado, los rayos del sol pueden provocarnos un efecto de envejecimiento prematuro de nuestra piel. Hay que tener en cuenta que los efectos negativos producidos por las radiaciones solares son acumulativos, por lo que, aunque sean de baja intensidad, se irán añadiendo para producir este tipo de efectos. A través de este efecto, nos aparecerán manchas, arrugas y flacidez en la piel, a consecuencia del deterioro del colágeno y la elastina.

      Otro de los efectos puede ser la alergia solar, que padece aproximadamente un 20% de la población, que en realidad se trata de una alergia a otro tipo de agentes, que, con la presencia del sol, se hace presente en nuestra piel, provocando estas alergias.

      Por último, pasamos a los efectos más dañinos, el cáncer de piel. Y es que la exposición reiterada y potente a los rayos UVB del sol pueden provocar cáncer de piel, en donde están involucrados muchos factores, tales como la exposición, factores genéticos, la edad o el fototipo de piel. Los principales tipos de cáncer son los melanomas y los carcinomas, siendo el primero muy agresivo y malignos, mientras que el segundo tiene un tratamiento más sencillo y avanza con lentitud.

Deja una respuesta